Ciencia-Ficción de calidad, ahora más de moda que nunca

Parece que el género ha vuelto y ha vuelto con fuerza. Ya sea en forma de película y/o serie la ciencia-ficción está pegando fuerte. Siempre ha sido un género denostado por el mundo de la ficción tachándolo de inmaduro e infantil, pero dando a su vez referentes ya no solo del género en sí mismo, sino de convertirse en icono de una época convirtiéndose en una joya atemporal.

El género que nunca fue tomado en serio

Realmente lo he titulado así porque creo que así ha sido precisamente. Voy a tratar de separar de la ecuación el hecho de que se trate de uno de mis géneros fetiche y distanciarme lo máximo posible del análisis. Tomemos la ciencia-ficción como gran género que integra a su vez otro subgénero más amplio como puede ser ciencia-ficción de acción, por ejemplo, y por llamarlo de alguna manera. En este caso me estoy refiriendo a la ciencia-ficción de corte existencialista, aquella que habla de la condición humana… qué somos y en qué nos convertiremos… el humano deshumanizado…

A raíz de esta cuestión tan vital hemos asistido a obras tan fundamentales como sesudas como lo fue Interestellar de Cristopher Nolan La Llegada y Blade Runner 2049 de Villeneuve. Pero son dos obras en concreto a las que quiero acercar mi más humilde interés: Aniquilación y Altered Carbon.

Allá cuando Juego de Tronos estrenó su primera temporada… en la gran promoción que se hizo del estreno de la serie en España, grandes celebridades hablaron en aquella promo de las bondades de los libros y de lo que sería la serie; pero fue mi admirado Alex de la Iglesia el que para mí acertó de pleno al describirla suscitando mi pleno interés hacia la serie de la HBO:

“Juego de Tronos es como si mezclaras El Señor de los Anillos y Los Soprano en una serie” – Alex de la Iglesia.

Y es precisamente ahí donde quiero hacer especial hincapié. Cuando la ciencia ficción se sacude el aire infantil y de blockbuster para quinceañeros (no quiero citar versiones recientes pero ya sabéis por donde voy …) es cuando resulta más fundamental como género para el cine. Lo fue con 2001: una odisea en el espacio, con Alien, … y con aquellas maravillosas películas de los 50 y 60 como Planeta Prohibido y El Tiempo en sus manos … Sí, la ciencia-ficción ha vuelto pegando fuerte.

Altered Carbon – Takeshi Kovacs

Basada en la clásica novela cyberpunk noir de Richard K. Morgan, Altered Carbon es una intrigante historia de asesinato, amor, sexo y traición, ambientada durante más de 300 años en el futuro. La sociedad ha sido transformada por las nuevas tecnologías: la conciencia puede ser digitalizada; los cuerpos humanos son intercambiables; la muerte ya no es permanente. Takeshi Kovacs es el único soldado sobreviviente de un grupo de guerreros interestelares de élite que fueron derrotados en un levantamiento contra el nuevo orden mundial. Su mente estuvo prisionera, “en el hielo”, durante siglos hasta que Laurens Bancroft, un hombre imposiblemente rico y longevo, le ofrece a Kovacs la oportunidad de volver a vivir. A cambio, Kovacs tiene que resolver un asesinato… el del propio Bancroft.

Múltiples son los temas tratados en una serie de una producción bestial y elegante que no se avergüenza de mostrar sus influencias libremente y sin ningún pudor, sino que se enorgullece de las mismas. Esta especie de Blade Runner cambia a Replicantes por “fundas” y profundiza en la verdadera naturaleza del ser humano, la muerte, la identidad … Cierto es que en ocasiones todo este cóctel existencial hace frenar la trama de la serie pero no hizo frenar el interés de aquí quien os escribe, ya que cualquier obra que nos haga reflexionar minimamente sobre nuestra condición humana y social ya tiene captado mi interés.

Aniquilación

Lena, (Natalie Portman) bióloga y ex soldado, se une a una misión para descubrir lo que le sucedió a su esposo dentro del Área X, un fenómeno siniestro y misterioso que se está expandiendo a lo largo de la costa estadounidense. Una vez dentro, la expedición descubre un mundo de paisajes y criaturas mutantes, tan peligroso como bello, que amenaza su vida y su cordura.

A priori podría resultar y parecer una de esas muchas películas de “expedición hacia lo desconocido” que resulta fatal y que el ser humano cae en su error de creer y querer controlarlo todo hasta lo extraterrestre. Pero eso es solo la capa de la superficie, es solo la “excusa” de Alex Garland para hacer avanzar la historia y llevarnos a una trama y a una temática mucho más profunda. Al igual que en Ex-machina, Garland, director de ambas, ahonda en plantearnos el qué somos como humanos; y si, al igual que en la capa de “Resplandor” de la película no somos más que una refracción de algo que nos convierte en humanos sin ápice de humanidad. De cualquier modo, se trata de una película muy densa y compleja en su primer visionado, pero de múltiples lecturas en su análisis.

 

Comparte!

Deja un comentario


Responsable » Mikel Cisneros Casal (servidor)
Finalidad » gestionar los comentarios.
Legitimación » tu consentimiento.
Destinatarios » los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de https://www.strato.es/ (proveedor de hosting de CRITICINE) dentro de la UE. Ver política de privacidad de CRITICINE. (http://criticine.mikelcisneros.com/aviso-legal/).
Derechos »
podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.